Algunos trucos para conducir mejor y más seguro

Una de las mejores cosas que pueden decir de nosotros es que somos unos buenos conductores, que respetamos las normas de la circulación y a todas las personas con las que nos cruzamos. Un estatus que se puede conseguir sin hacer ningún esfuerzo extra; lo único que se necesita es tener la mejor de las actitudes: concentración y prudencia.

Ir suficientemente concentrados nos ayudará a evitar sorpresas desagradables. Está bien que durante la marcha vayamos pensando en nuestras cosas, pero que lo hagamos no debe impedir que constantemente vayamos revisando lo que tenemos delante y lo que puede verse a través de los retrovisores.

Conductor prudente al volante vale por dos

La prudencia siempre resulta aconsejable, porque es la mejor manera de evitar conflictos y situaciones peligrosas durante la conducción. Así que, tenlo siempre muy presente; si ves que por detrás de ti o en paralelo alguien conduce con notorio nerviosismo, lo mejor es que aminores la marcha y lo dejes pasar. Sitúate en el carril de la derecha y evita complicaciones. Y no caigas en la tentación, no te piques con ningún conductor; la carretera no es un circuito de carreras y entrar en competición durante la marcha puede resultar muy peligroso.

Los avances tecnológicos también ayudan a mejorar la calidad de la conducción. Por ejemplo, los espejos parabólicos, que cada vez se utilizan más en las intersecciones conflictivas. Son unos accesorios que resultan especialmente útiles a la hora de superar los inconvenientes que generan los ángulos muertos. Elementos que resultan muy útiles en las ciudades porque ayudan a ordenar el tránsito de vehículos. Los hay convexos y cóncavos y de mayor y menor tamaño.

También resultan muy útiles a la hora del estacionamiento, porque sirven para mejorar la visión a la entrada y a la salida de los parkings. En este sentido, hay que tener en cuenta que hay plazas de estacionamiento que por su diseño o tamaño reducido, hacen especialmente complicada la operación del aparcamiento. Todos estos espejos parabólicos de Parking Fácil se pueden adquirir de forma muy sencilla a través de Internet.

No te olvides de poner los intermitentes

De todas formas, hemos de ser sinceros y reconocer que conducir bien no tiene excesivos secretos, lo realmente importante es cumplir las normas siempre y en todos los casos. Por ejemplo, a la hora de cambiar de carril o de torcer a la derecha o a la izquierda. Si no pones los indicadores de dirección, los intermitentes, la probabilidad de choque aumenta exponencialmente.

Conviene conducir siempre con inteligencia, evitando situaciones de riesgo. Por ejemplo, cuando lo semáforos se ponen en ámbar. Esa costumbre tan española de pisar a fondo para pasar antes de que se encienda la luz roja resulta de lo más peligrosa. Si por la razón que fuera, el coche que nos precede frena justo cuando nosotros ponemos el coche a tope, el choque podría tener fatales consecuencias. Tal vez, mortales. También si en ese justo momento algún peatón cruza y no nos da tiempo a frenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *