Cómo puedes ganar tiempo en tu día a día

Uno de los obstáculos que se encuentra la mayoría de las personas es la carencia de organización y tiempo. A veces, una gestión del tiempo incorrecta puede llevarnos al caos e interminable estrés.

Muchas personas toman la firme decisión de aprovechar más el tiempo y trabajar más, pero no tienen en cuenta que, muchas veces, van a fallar los hábitos diarios.

Por ello, queremos mostrarte unos consejos prácticos que podrás seguir de inmediato y con los que mejorará tu productividad y notarás que los días dan para más de lo que has estado pensado hasta ahora.

Ojo con los objetivos, así que no te excedas. Paso a paso y con buen ritmo

Aprovecha el día y márcate objetivos. Por ejemplo, mientras desayunas, haz una observación fija de lo que va a ser tu día. ¿Qué tareas tienes que hacer? ¿Cuáles son las prioridades? ¿Cuáles son las que, simplemente, te apetecen?

Prepárate para elaborar una lista en la que indiques, de mayor a menor, todas las prioridades del día. Desde las citas/reuniones importantes hasta aquellas tareas determinantes, las que no te puedes saltar.

En este ejercicio, se trata de que visualices una ruta fija a seguir durante el día, para que puedas optimizar el tiempo concluyendo todo lo prioritario y sin dar más importancia de la que tiene a lo secundario.

¿Cuál es la tarea más importante del día? Adelante

Debes ser consciente de que no todo lo que haces a lo largo del día tiene la misma importancia. A veces, hay cosas que queremos hacer simplemente como complemento, porque nos ‘apetecen’.

Saber priorizar y captar cuál es la tarea clave, la más prioritaria del día, nos ayudará a organizar mejor el resto del día. Ganaremos eficiencia y no dejaremos nada en el tintero.

¿Cómo identificar estas tareas? Haz una observación clara y asegúrate de que estas tareas son unos puntos significativos de avance en tu día a día, proyecto, crecimiento y vida.

Si se trata de todo lo contrario, las apartarás y las relegarás en la lista de las ‘no tan prioritarias’. Debemos saber, en todo momento, si lo que hacemos nos aporta o no.

Adiós a las distracciones

Cuando te encuentras trabajando o realizando tus tareas diarias, la clave secreta para concluirlas a tiempo o poder disfrutar de ese plazo de ‘aliento’ no es más que la de no distraerse.

Para muchas de las tareas, en su mayoría, será necesario utilizar un dispositivo con conexión a Internet, como puede ser un ordenador portátil.

A veces, las tentaciones de navegar por la Red para ver cómo están nuestros contactos y familiares se nos hacen difíciles de evitar, por lo que estamos alimentando a la distracción.

Propón un horario para elaborar tus tareas y plantea estar completamente desconectado de esa ‘vida social’ durante ese tiempo. Piensa que cuanto antes acabes, antes podrás descansar y divertirte.

Berto Pena ya nos mostró una lista de acciones típicas que nos hacen perder el tiempo, como ‘’aceptar una interrupción que, en el fondo, podría esperar’’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *