Consejos para detectar una posible enfermedad de Peyronie

La muy desconocida enfermedad de Peyronie resulta en verdad poco común, pero afecta gravemente a los hombres que la padecen, tanto a un nivel físico como psicológico. Se caracteriza por el desarrollo de cicatrices a lo largo de los cuerpos cavernosos que conforman la túnica albugínea del pene.

Esto se traduce en una deformidad constante del miembro, de modo que no llega a alcanzar en ningún momento una erección completa. Además, el paciente experimenta un considerable dolor, especialmente durante la práctica de relaciones sexuales. Tal circunstancia acarrea siempre un gran estrés y no pocos complejos.

Cómo reconocer la enfermedad

No obstante, a pesar de la aparente alarma manifestada por un bulto en el órgano reproductor, hemos de decir que no implica consecuencias especialmente graves, aparte de lo ya expuesto. Para buscar un tratamiento adecuado, debes reconocer los síntomas para acudir lo más pronto posible al especialista.

Síntomas frecuentes

El pene empieza a presentar un aspecto diferente; por ejemplo, parece más estrecho o pequeño. También puedes experimentar un dolor intenso durante la penetración que nunca antes habías sentido. Asimismo, no logras mantener la erección pues el miembro no deja de curvarse. Todo ello implica que el coito se vea interrumpido.

No está de más autoexplorarte. De este modo, podrías palpar una zona dura en la parte superior, la cual también aparece circunstancialmente en los laterales. Precisamente, en dicha área es donde surge la cicatriz que origina en realidad el problema. Un urólogo especialista completará adecuadamente la exploración.

Por qué se origina la enfermedad

Aunque las causas pueden ser diversas, la más común se relaciona con un posible golpe o traumatismo en el momento más delicado, cuando el miembro se encuentra erecto. Sin embargo, otros especialistas achacan el problema a un fallo del sistema inmunológico. En cualquier caso, para tu tranquilidad, no se relaciona ni con cáncer ni con transmisión sexual.

triste

Terapias y tratamientos

Resulta especialmente importante detectar pronto los síntomas dado que el pene tiende a encorvarse cada vez más. Algunos centros médicos trabajan, desde las primeras fases de la enfermedad, a partir del estudio minucioso de la historia clínica, la palpación de los cuerpos cavernosos, las fotografías del órgano o la valoración de la rigidez axial.

Los especialistas se rigen por tres enfoques diferentes: el farmacológico, el físico y el quirúrgico. En un primer momento podemos recurrir a la administración de corticoides, testosterona o vitamina E. A continuación, la laserterapia, la iontoforesis o la ondas de choque pueden resultar adecuadas, sobre todo en las etapas iniciales.

Por último, la cirugía se utiliza en curvaturas pronunciadas. En algunos casos se debe implantar una prótesis tras la extirpación de la fibrosis intracarvenosa, en función de la gravedad del problema. En otros basta con un enderezamiento sin exéresis, con la ayuda supletoria de un tejido compatible.

En cualquier caso, has de saber, ante todo, que existe una solución para cada tipo de problema. De ahí la importancia clave de acudir al médico ante la más mínima duda. Cuanto antes lo hagamos, antes podremos volvernos a sentir como antes.