Consejos para elegir tu perfume ideal

Hay que tener en cuenta 4 factores a la hora de elegir un perfume

Elegir un buen perfume es fundamental, ya que su olor formará parte de la impresión que los demás obtengan de nosotros. A primera vista, el olor que desprendamos hablará por nosotros, incluso dará pistas sobre nuestra forma de ser. Tanto si se es hombre como mujer hay que tener en cuenta algunos pasos a la hora de elegir el perfume que mejor se adapta a nosotros. Primero y principal tiene que ser un perfume que nos guste a nosotros mismos, pero además, hay que tener en cuenta algunos factores más.

¿Qué uso le vamos a dar?

No es lo mismo utilizar un perfume en el día a día, para ir a trabajar o para una comida con amigos, que para un evento especial o una fiesta nocturna. Entre las cuatro ramas en las que podemos diferenciar los perfumes (cítricos, florales, aromáticos y especiados), hay que saber cuál es el más apropiado para cada momento. Para el día a día es mejor optar por un perfume cítrico, por su suavidad, aunque para determinadas reuniones o eventos especiales de nuestra cotidianidad podemos optar por los florales, que son más perfumados. Los aromáticos y los especiados son perfumes más complejos debido a su intensidad, por lo que es recomendable usarlos en situaciones puntuales, en fechas especiales.

¿Cómo es nuestra personalidad?

Los olores hablan por nosotros, por tanto, es importante llevar un perfume acorde con lo que somos, con nuestra manera de ser. Podemos comprar perfumes ligados a nuestras actitudes, pero primero hay que tener en cuenta algunas recomendaciones. Si somos personas activas y con una fuerte personalidad es mejor optar por fragancias cítricas y frescas, y si por el contrario, somos personas más tímidas o dulces, es mejor optar por fragancias florales en las que destaca el olor a rosas, a caramelo, etc.

¿Cómo es nuestra piel?

Si diferenciamos entre tres tipos de pieles: grasas, sensibles y secas, hay un perfume para cada una de ellas. Para las primeras es mejor optar por aromas florales y suaves, ya que el alto contenido graso de la piel potencia el olor del perfume. Si tenemos una piel sensible, para evitar un problema de irritación tenemos que evitar el uso de perfumes con alto contenido de alcohol. Y por último, si pertenecemos al tercer grupo y tenemos la piel seca, hay que optar por fragancias fuertes pero controlando que no tenga un porcentaje de alcohol excesivo, ya que nuestra piel absorberá la fragancia muy rápido.

¿En qué época del año lo vamos a usar?

El efecto de un perfume no es el mismo en invierno que en verano, ya que cuanto más calor hace más se dilatan los poros de la piel y por tanto, más intenso es el efecto del perfume. La temperatura intensifica los aromas, por ello en verano los aromas intensos causan rechazo mientras que en invierno son agradables. La podríamos utilizar los aromas más fuertes para el invierno y dejar los más suaves, como los florales o los cítricos para el verano, que nos ayudan a sentir sensación de frescor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *