Dime cómo vistes y te diré como te sientes

¿Eres una persona que suele vestir con colores oscuros, o en cambio prefieres echar mano de tonos avivados para teñir tu ropa? Sea como sea, ¡este post te interesa! Nuestro vestuario expresa cómo nos sentimos y cómo está nuestro estado de ánimo en ese día. Además y aunque sea más obvio, es un reflejo de nuestros gustos y del propósito que tengas en ese momento.

¿Qué te parecería si afirmarnos que el color de nuestra ropa está directamente relacionado con nuestro subconsciente? Ponte en situación y recuerda aquella mañana en la que te despertaste más bajo de ánimo que otros días, y optaste por elegir un tipo de ropa determinado. No es nada que nos sorprenda, ¿Verdad?

Por ello, se ha podido analizar que cuando las personas nos sentimos más activas, con ganas de comernos el mundo o despertamos animados, optamos por colores llamativos y atrayentes. En cambio cuando no tienes tan claro esa sensación de alegría o pensamos que vamos a ser juzgados por alguien, preferimos la ropa de colores más oscuros, apagados o tenues. De esta forma podremos reflejar en las demás personas una apariencia más seria.

Si algo tenemos claro es que nuestro entorno está totalmente presente a lo largo de nuestra vida y, aunque a veces no queremos que nos influya, es inevitable que lo haga. Por ello también lo hacen los colores, influyendo en nosotros activamente, en nuestro estado de ánimo, en nuestra autoestima y también en nuestros pensamientos. Tú reflejas a los demás quién y cómo eres, por eso cada día, dependiendo de cómo estemos, queremos dar una idea distinta, escogiendo por distintas opciones de tonos.

Y para finalizar, un aspecto realmente interesante; sabiendo elegir adecuadamente el color que debes llevar cada día, podemos influir sobre nosotros mismos de una manera muy positiva.

Diferentes maneras de vestir que reflejan cómo somos

Existen una serie de estilos de vestir que pueden expresar cómo somos, y seguro que te identificas con alguno de ellos:

1. El estilo casual. Echas mano de ropa cómoda, vaqueros y una camiseta básica. ¡Atento! Eres una persona cercana y la mar de optimista.

2. Romántico. ¿Sueles vestir en tonos pastel? ¿prefieres echar mano de ropa suelta y accesorios avivados? ¡Este es tu estilo! Eres una persona sentimental y amistosa.

3. El modelo tradicional. La ropa te suele durar mucho y no sueles arriesgar. ¡Eres una persona muy comprometida y organizada!

4. Prefieres la elegancia. ¿Toda tu ropa es de un diseñador conocido? ¿Complementas tus looks con collares, pañuelos o sombreros? Porque éste es tu estilo, y estás muy seguro de ti mismo.

5. ¡Creatividad al poder! Creas siempre tu propio estilo y no te dejas llevar por las modas, eres muy original y la naturalidad es tu fuerte.

6. Estilo dramático. Prendas sofisticadas, con una personalidad fuerte y que no pasa desapercibida.

7. Me va la seducción. Ropa ajustada ¡aquí! Eres sensual y también seguro de ti mismo.

¿No te identificas con ninguno de los estilos? ¡Vaya, rompes todos los esquemas!