Elementos imprescindibles a la hora de emprender un viaje largo

En viajes de larga duración, es complicado decidir qué meter en la maleta y dejar en casa. Muchas veces, llevamos demasiadas cosas “por si acaso” y, al llegar al destino, descubrimos que nos sobra equipaje; o, por el contrario, hemos dejado lo más importante en casa. Por esta razón, si planeas un viaje largo, te recomendamos que leas los siguientes consejos.

¿Qué llevar en la maleta para un viaje largo?

En primer lugar, coge lápiz y papel, ya que lo más útil es hacer una lista con todo aquello que debamos llevarnos e ir tachando en ella lo que vayamos metiendo en la maleta. ¿Ya los tienes? Comenzamos:

Documentos y copias de seguridad

No hablamos de ordenadores, sino del pasaporte. Si vamos a estar una larga temporada de viaje, es probable que, en algún momento, se extravíe el pasaporte. Para evitarlo, lo mejor es llevar varias copias repartidas por diferentes partes del equipaje y, siempre que se pueda, utilizar estas en lugar del original (para sacarlo lo menos posible). Además, podemos proteger el pasaporte original de posibles accidentes llevándolo en una funda.

Del mismo modo, es importante hacer copias de aquellos otros documentos que puedan ser necesarios en el lugar de destino (como la tarjeta sanitaria o el seguro médico) y una copia de las llaves del coche, sobre todo, en caso de que tengamos que utilizarlo a nuestra vuelta al aeropuerto.

También es recomendable llevar con nosotros un listado de teléfonos importantes en casos de emergencia. No hay que viajar con miedo, pero nunca está de más ser previsores.

La salud es fundamental

Como ya hemos mencionado, siempre hay que llevar encima una tarjeta sanitaria o un seguro médico que ofrezca cobertura en el destino del viaje. En esta línea, sobre todo, a la hora de viajar a otros países, te recomendamos consultar con el médico si es necesaria alguna vacuna y llevar con nosotros un pequeño botiquín con los medicamentos que solamos utilizar, así como repelente de insectos y tiritas.

Equipaje de cabina

El equipaje de mano es nuestro gran aliado para ayudarnos a soportar las largas horas de vuelo. En él, llevaremos, además de todo aquello que sea frágil para facturarlo, una almohada hinchable, un antifaz, auriculares y algo para entretenernos, como un libro.

Equipaje adecuado al destino

En el caso de lo que llevaremos en la maleta a facturar, es fundamental investigar sobre el destino del viaje. Datos como qué tipo de clima predomina y si existe alguna norma de vestimenta para acceder a determinados monumentos nos serán de mucha ayuda. Seguidamente, habremos de tener en cuenta cuáles van a ser nuestros pasos en ese lugar, es decir, dónde vamos a alojarnos y qué tipo de actividades pensamos realizar allí.

El alojamiento es determinante para saber si debemos llevarnos algún tipo de ropa de cama, toallas, geles o secador de pelo. Si consultamos con el alojamiento si cuentan con estas facilidades, podremos ahorrar mucho espacio y peso en la maleta.

En cuanto a las actividades que realizaremos allí, nos condicionarán a la hora de elegir ropa y calzado más elegante o cómodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *