Estilos de mobiliario según países ¿Coincide con lo que vemos en las tiendas?

El estilo nórdico está en auge y eso se nota en nuestras vidas y en nuestros hogares. Destaca por su sencillez y la calidez que trasmite su decoración. Ahora la encontramos de manera constante en nuestras vidas. Es un estilo decorativo que se inició en el siglo XX en los países del norte de Europa, como Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Los inviernos en estos países son duros y escasea la luz natural, por ello se busca que el interior de las casas sea lo más acogedor posible.

Características

La naturaleza es una de las inspiraciones para los diseñadores nórdicos. Se busca incorporar mueble estilo nórdico o escandinavo. Predomina la madera como elemento principal en los muebles. En otros objetos decorativos destacan los colores claros y naturales, y en los textiles, tejidos como el lino, algodón o la lana. En las piezas del mobiliario abunda la sencillez. Conjugar en un mismo espacio líneas que sean rectas con otras que simulen ligeras curvas es la clave del éxito. La principal esencia del estilo nórdico es no renunciar a la estética y al sentido práctico, ya que se pueden tener ambos aspectos.

Sobre todo, se valora conseguir que nuestro hogar posea un aspecto limpio y espacioso. En las casa nórdicas reina un estilo personal, creando ambientes acogedores. Se utilizan, por ejemplo, fotos de familiares o de viajes, una colección personal u objetos de valor. Lo que nunca puede faltar tampoco son velas que aportan más calidez al hogar.

En Dinamarca el invierno hace la luz del interior de los hogares más tenue y clara, otorgándole un estilo más confortable y acogedor. El estilo decorativo en Dinamarca se caracteriza por tonos suaves, mueble de estilo nórdico o escandinavo y líneas recta.

Cuando entramos en un apartamento danés nos podemos sentir ”como en casa”, son hogares muy acogedores y hechos para sentirnos cómodos. Una de sus claves consiste en vivir con lo necesario, pero sin abundancia, se busca lo práctico y que sea bonito a la vista.

Como complementos decorativos destaca el uso de velas, cojines o mantas. Pero lo que los daneses más aprecian es la compañía de sus amigos y familiares en sus hogares. El hecho de a partir de una sencilla idea, crear tu propio objeto de decoración, que puede ser desde muebles restaurados hasta mantas de lana. Por no decir que lo artesanal a día de hoy es tendencia. Solo consiste en crear algo con un poco de imaginación y paciencia.

Claridad y espacio

El blanco es siempre el color predominante en los muebles, las paredes, e incluso el suelo. También es habitual que combinen con colores como el beige y el gris. Pero a pesar de que las decoraciones nórdicas puedan parecer sobrias, los estampados nunca pueden faltar para darle un toque alegre y de color.

Destacan los motivos geométricos, como los rombos, y los rectángulos. Se pueden combinar con tonos saturados o de gama pastel, que se pueden encontrar en cojines, paredes y accesorios. Y aunque la madera resulta tendencia dentro del estilo nórdico, es habitual, también combinarlos con otros con el fin de crear un espacio más personal y dinámico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *