¿Fiesta de Vikingos? Te enseñamos cómo rozar la perfección

Casco con cuernos, largas barbas y bigotes, traje de pieles, espada y escudo. Las fiestas vikingas tienen mucho éxito en cumpleaños de niños, pero los mayores también triunfan con el disfraz vikingo en Nochevieja o Carnavales

Si vas a participar en una fiesta vikinga tendrás que comprarte un casco apropiado, uno de esos que se popularizó en España hace más de cuarenta años con la emisión de los dibujos animados de Vicky el vikingo. Vicky no estaba dotado para ser guerrero, pero era capaz de resolver todos los problemas con ingenio e intelecto.

disfraces-vikingos

Tendrás que comprar algunas cosas más, porque los vikingos se caracterizaban por tener unas aparatosas barbas y un importante bigote. Y todos ellos iban provistos de una buena espada, que no resultaba tan contundente como la Tizona del Cid, pero que sí era un acero importante. En nuestro caso, la compraremos de plástico, por razones obvias. Y también un escudo protector.

Lo encontraremos todo en disfraces de vikingos en megadisfraces, al igual que el traje típico de guerrero escandinavo, y sus correspondientes versiones de mujer y niño. El pedido estará a disposición del cliente en muy pocas horas.

Si se trata de una fiesta cumpleaños para niños, habrá que hacer manualidades para construir el famoso barco vikingo, o algo que se le parezca. Los drakkar, embarcaciones alargadas en las que todos los tripulantes se afanaban remando para llegar a buen puerto. Los vikingos fueron los grandes navegantes de la Edad Media.

A la hora de construir el barco, será necesario que recordemos que el mástil de proa incluía una especie de cabeza de dragón, con la que seguramente sembraban el pánico cada vez que asomaban por la costa.

Es muy importante comparecer en la fiesta totalmente repeinado aunque llevemos el casco encima; el pelo debe estar inmaculado, el pelo que haya. Porque resulta que a los vikingos les gustaba mucho atusarse los cabellos. Y claro, hay que llevar un peine. No de hueso de animal como acostumbraban los vikingos, valdrá con uno de casa para irnos retocando cuando sea menester. También hace falta una brújula.

Cuándo ser un vikingo

Siendo importante la embarcación, lo es igualmente sacar todo el partido posible al disfraz en sí de vikingo, que se presta mucho para dar la nota en momentos tan señalados como la Nochevieja o Carnavales. De hecho, la prensa de Navarra destacó el 8 de enero de 2016, primer día del año en el que salían los periódicos a la calle, que el de Vikingo había sido uno de los disfraces que más había llamado la atención en Pamplona.

Tanto por higiene como por hacer honor a los vikingos, que aunque muy brutos, eran también muy limpios, en Nochevieja, a pesar de ir disfrazado, conviene salir a la calle en perfecto estado de aseo. Y oliendo un poco a colonia, aunque sin pasarse.

Y si alguien quiere vivir una fiesta de mayor envergadura, más a lo grande, puede interesarse por la  fiesta vikinga de de Catoira, en la provincia de Pontevedra. Es un desembarco que se produce el 15 de agosto. Coincide con la fiesta del albariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *