Gatronomía Andaluza: Receta de Gazpacho

Hoy voy a escribir un post de viernes andaluz. Así que os vamos a dejar una receta, de las típicas, típicas… el Gazpacho.  Aunque parezca muy obvio, todavía hay gente que no sabe hacerse un gazpachito en verano, o que no sabe lo fácil que es o lo barato que son sus ingredientes. Pero antes de pasar a la receta vamos a dejar un poco de la historia del gazpacho:

Los expertos dicen del Gazpacho que, “tiene raíces pero no tiene historia, al menos escrita”. Este plato no llevaba tomate en sus orígenes, hasta que en el sigloXIX a alguien se le ocurrió la genial idea de añadírselo. Era una simple mezcla de pan desmigado, aceite de oliva y vinagre y fue lo que dio de comer a la mitad de campesinos andaluces durante siglos. Ha sufrido muchísimas modificaciones a lo largo de la historia y se ha expandido por todo el mundo como plato nacional español.

Para hacer un buen gazpacho andaluz se necesita:

6 tomates maduros y grandes
1 pimiento rojo
2 pimientos verdes
1 cebolla grande

Sal, aceite de oliva virgen extra y vinagre. Hay que elegir bien el aceite de oliva y el vinagre, ya que como dice el refrán:  Con mal vinagre y peor aceite, buen gazpacho no puede hacerse

Y ahora tres elementos opcionales… hay gente que los hace con pepino, con pan y con ajo… otros que le echan ajo, pero no pepino, otros que sólo le echan pan… esto ya va a gusto del consumidor.

1 pepino (Opcional)
1 diente de ajo (opcional)
2 rebanadas de pan duro (También opcional)

Preparación: Lo primero es poner el pan en remojo si lo vas a utilizar, cubrirlo de agua con un poco de sal y aceite.

Después se pelan y trocean todas las verduras: los tomates, los pimientos, la cebolla, el ajo y los pimientos (Sin las semillas).receta_gazpacho Todo bien troceadito se mete en la batidora con un poco de agua y se bate hasta que se cree una crema. Se le añade el pan con el agua, después el vinagre y batirlo un poco más. Tras esto, se le añade un poco de agua fría, se comprueba el punto de sal y vinagre (Nunca se acertará a la primera, no te preocupes) y después, también a gusto del consumidor, se pasa por un colador chino. Hay gente que no lo pasa y le gusta así. Después, para que esté en su temperatura perfecta, hay que meterlo un poco en la nevera y servirlo con un chorrito de aceite de oliva.

En mi casa, por ejemplo, se tiende a echarle al gazpacho todo lo que haya por medio: coscorrones de pan, patatas fritas, jamón picado, cebolla, pepino… la verdad es que el gazpacho está bueno con todo…

Por cierto, con los mismos ingredientes se puede hacer también la piriñaca*, picadillo o ensalada andaluza. La única diferencia es que los tomates, pimientos, cebolla etc se pican en cuadraditos muy pequeños y después se juntan pero no se baten.

Se aliñan con aceite, vinagre y sal y a correr. Fresquito, fácil, rápido y sanísimo.