Ideas para la mesa de dulces o candy bar de una comunión

Se acerca la época de las comuniones, y si tu hijo o hija este año da el paso, prepárale un candy bar para que ese día sea original y aún más especial.

En qué consiste una mesa de dulces o candy bar para comunión

Por si todavía no sabes exactamente de qué se trata, por mucho que parezca un concepto novedoso, lo cierto es que surge en los años 50 en el estado de Pensilvania, EEUU, donde los familiares y amigos de una pareja que se iba a casar se reunieron y decidieron darles la sorpresa de preparar una mesa con tartas, empanadas, y todo tipo de dulces. La gente decidió copiarles, no solo en bodas, sino también en otras celebraciones como cumpleaños o fiestas sin motivo especial alguno.

Esta tradición se extendió de forma mundial, hasta día de hoy, donde es muy común poner una barra de dulces en bodas y comuniones.

Una vez que sabes de que se trata el candy bar, vamos a pasar a darte algunas pautas o ideas a la hora de elegir la mesa de dulces perfecta para tu hijo.

Unas ideas

Decide el tema

Es una tarea bien sencilla. Tan solo tienes que elegir de qué quieres que sea la decoración del candy bar para comunión. Si te decantas por algo clásico, siempre puedes escoger un color principal, como el verde, por ejemplo, y todo lo que forme parte de la mesa será de ese color; como los banderines, las servilletas, etc.

En cambio, si lo prefieres y sabes que a tu hija o hijo le va a gustar más, puedes optar por la decoración ambientada en algo que le guste, como, por ejemplo, sus dibujos o deportes preferidos.

Elige los dulces

Porque no todos los niños son iguales ni tienen los mismos gustos; así que lo mejor es escoger chuches que le gusten al protagonista del día, pero también pensando en los pequeños invitados. Unos de los dulces que más gustan a los niños son las gominolas, aunque también puedes elegir poner galletas, chocolates varios, e incluso, cupcakes decorados a conjunto del resto de la mesa.

Recuerdos

Para modernizar un poco la típica tradición de dar una foto del niño o la niña, una idea más actual sería poner en el candy bar tantos detalles como invitados haya, para que los puedan coger ellos mismos. Además, que no tiene por qué ser la clásica fotografía, pueden ser otro tipo de objetos, como un jaboncillo de mano con forma de piruleta o un pequeño llavero, todo siguiendo la temática de la mesa.

No lo dudes, si quieres animar la fiesta donde tu pequeño es el protagonista indiscutible, decídete por poner una mesa de dulces. Y para que no tengas que preocuparte de tantas cosas que se tienen que hacer para un día tan especial como ese, anímate a dejar en las buenas manos de profesionales todo el proceso. De ese modo podrás despejarte, relajarte y centrarte en disfrutar del día junto a tu hija o hijo y demás invitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *