La autoestima bien alta: ¡Olvídate de tus complejos!

Hoy en día existe un concepto que todas las mujeres deberían tener muy claro en sus mentes, este concepto, aunque se dice pronto, no es fácil de conseguir por parte de cada una de nosotras; y es el creer en una misma, en depositar en ti toda esa seguridad que podrías tener si simplemente te quisieras un poquito más. Os sorprendería conocer la valiosa importancia que tiene el quererte a ti misma, el estar orgullosa de ti en todos los aspectos, no únicamente en el físico, sino en el emocional, en saber todas las capacidades y habilidades que tienes. ¡Sólo tú puedes descubrirlo!

Vivimos en una sociedad que por unas o por otras nos hemos visto afectadas en algún aspecto de nuestra persona, ya sea en el colegio, en el trabajo, en la familia o con alguna pareja o ex-pareja. Todas  y cada una de nosotras poseemos algún complejo que intentamos esconder a los demás y, ese complejo, aunque ahora lo dudéis, ha sido construido por distinto condicionantes o situaciones que se han dado a lo largo de nuestras vidas. Y recuperar esa total seguridad que algún día tuvimos es complicado, pero no imposible. ¡Pongámonos manos a la obra!

Aquí os damos una serie de pautas que podemos seguir para aumentar, poco a poco, nuestra autoestima. Porque nosotras, ¡somos las protagonistas de nuestras vidas!

Para empezar, nuestros pensamientos deben estar repletos de positividad y de júbilo, reflejando de esta forma nuestros sentimientos en nuestra vida diaria y, por lo tanto, alegrándote a ti misma y a todo aquél que se ponga por delante. Todas las mañanas colócate frente al espejo y mirándote di: “Soy la mejor, hoy hace un día espléndido y tengo todo lo que podría tener en la vida. ¡Soy una afortunada!” Repetir estas afirmaciones va directamente hacia tu cerebro y de verdad que tu día a día se bañará de buenas sensaciones y una sonrisa constante.

¿Eres detallista y no quieres perder de vista esa positividad que te rodea? ¡Crea post it y pégalos por toda tu casa! El salón, el baño, detrás de la puerta del armario… Todos son buenos lugares para recordarte a ti misma lo muchísimo que vales.

Pero sobre todo, recuerda, ¡Eres única y deberías estar orgullosa de ello!

Libros para mejorar la motivación

¿Habéis probado alguna vez a coger un libro repleto de frases motivadoras y positivas? Sin duda, ¡merece la pena! Siempre puedes echar mano de ellas en un momento de bajón y realmente notarás cómo todos esos pensamientos negativos van desapareciendo poco a poco, incluso algunas frases conseguirán sacarte una carcajada inesperada. Por ello, te aconsejamos comprarte uno de esos libros y llevarlo en el bolso cada día ―tranquilas,  no suelen ser muy anchos―.

Podrás leerlos en cualquier momento del día ya que suelen ser frases cortas acompañadas de ilustraciones animadas. De esta forma, esperando el autobús, tomando un café o en un momento de relajación en tu casa podrás leer alguna de sus páginas y disfrutar de la motivación que desprende.