Los mejores consejos para cuidar tus prendas de punto

En los días fríos de invierno, pocas prendas abrigan más que las agradables chaquetas de punto, confortables y versátiles, son ideales a cualquier edad. Por ejemplo, las chaquetas de punto de niña se reinventan cada temporada con nuevos diseños, y se combinan fácilmente con otras prendas del armario. Al tratarse de una prenda elaborada con fibras de origen natural, es necesario seguir algunas pautas de cuidado para que luzcan como el primer día.

¿Cómo cuidar las chaquetas de punto para que duren más?

En primer lugar, hay que tener en cuenta las indicaciones de cada prenda acerca de la composición de la misma. De este modo, sabremos si está elaborada con más fibras naturales, como la lana o el mohair, o sintéticas. Esto es muy importante, ya que si se compone de más fibras naturales, necesitará más cuidados.

Siguiendo esta premisa, sabremos si una prenda es apta para el lavado a máquina o a mano. En caso de duda, es recomendable no arriesgarse y optar por el lavado a mano, ya que siempre será mucho menos agresivo con prendas que pueden encoger si no se tratan adecuadamente. Otro aspecto importante a tener en cuenta es, si la prenda es apta para el lavado a máquina, siempre elegiremos el programa más corto o para prendas delicadas. ¡Cuidado con la temperatura! El agua demasiado caliente puede hacer estragos en las chaquetas de punto.

Para el lavado a mano, el proceso es el mismo que si laváramos una prenda delicada. Elegir un detergente suave y sumergir la prenda de punto en un barreño, removiendo con delicadeza, sin frotar ni retorcer. En cuanto al tiempo, es recomendable no exceder los 30 minutos. Para aclararla, simplemente vacía el barreño y sumerge la prenda de nuevo en agua templada. Tanto a mano como a máquina, es preferible no usar suavizantes, y por supuesto, lavar las prendas del revés.

Para secar tus chaquetas de punto, es importante no colgarlas del tendedero ni con pinzas, ya que las fibras pueden ceder, haciendo que la prenda pierda su forma original. En lugar de colgarla, extiéndela en una superficie lisa y aislada de la luz solar, que puede alterar los colores. Otro error común es extenderla sobre una toalla, pero esto atrapará la humedad y alargará el proceso de secado.

En cuanto al planchado, hay que tener siempre un gran cuidado, y ha de ser lo más breve posible. Bajo ningún concepto presiones la plancha firmemente contra las fibras. Es mejor deslizar la plancha ligeramente, casi sin tocar la prenda, aprovechando el vapor que desprende la plancha, que alisará la chaqueta con delicadeza.

Y por último, un consejo que olvidamos con frecuencia es el almacenamiento de las chaquetas de punto. Aunque nos parezca mejor colgarlas en el armario con perchas, siempre mantendrán su forma durante más tiempo si optamos por almacenarlas dobladas en el cajón o en los estantes, ya que así la gravedad no deformará las prendas.

Con estos sencillos consejos conseguirás que las chaquetas de punto de niña duren más tiempo como el primer día, en perfectas condiciones de limpieza y cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *