Principales beneficios de las fuentes de agua en las empresas

Nos encontramos en un momento en el que las empresas cada vez se preocupan más por el bienestar y la comodidad de sus empleados, y la razón no es otra porque diferentes estudios han demostrado que cuando un trabajador se siente a gusto en su puesto de trabajo, ofrece un rendimiento mucho mayor y resulta mucho más productivo.

Claro esto, en este post queremos centrarnos en hablar de los múltiples beneficios que ofrece instalar unas fuentes de agua a los trabajadores de una empresa, y no sólo para su bienestar, sino también para evitar enfermedades crónicas.

Y es que uno de los principales riesgos para los empleados mientras están en sus puestos de trabajo es sufrir problemas de hidratación, sobre todo durante el verano cuando las temperaturas son mucho más elevadas. Un riesgo que todavía es mayor con la concentración, debido a que se potencia la pérdida de agua en nuestro cuerpo.

Ante esta situación, garantizar una buena hidratación de los empleados es fundamental, y para ello es importante que beban al menos una vez cada hora, y aquí las fuentes de agua serán las mejores aliadas.

Está comprobado que cuando los niveles de deshidratación superan el 2% del peso corporal de una persona, la productividad y la concentración de las personas disminuye enormemente, afectando además a la toma de decisiones y aumentando el riesgo laboral.

Con la deshidratación los empleados sufren los siguientes síntomas:

  • Sequedad
  • Debilidad
  • Dolores de cabeza
  • Agotamiento
  • Confusiones

Consejos para evitar la deshidratación en el trabajo

A la hora de evitar la deshidratación de los empleados, hay que tener en cuenta diferentes factores, como la edad, la temperatura, el tipo de trabajo que se esté desempeñando, los niveles de intensidad, la duración de la jornada laboral…

En cualquier caso, los expertos recomiendan beber al menos 300ml de agua cada dos horas, aunque no se tenga sed. Esto significa que es importante beber entre dos y dos litros y medio de agua al día, ya que de lo contrario el riesgo de sufrir deshidratación aumenta, y mucho.

Esto en muchos casos ocurre principalmente porque los trabajadores no tienen agua en el trabajo, por ello es altamente recomendable poner a su disposición una fuente de agua.

Además de ello, también es importante concienciar a los empleados de la necesidad de beber agua para que se mantengan hidratados, y para ello las siguientes medidas son muy importantes:

  • Beber uno o dos vasos de agua nada más despertarse, para así recuperar todo el agua que se ha perdido durmiendo, y volver activar al organismo.
  • Acostumbrarse a beber un vaso de agua cada media hora.
  • Ir al baño cada tres horas como máximo.
  • Importante beber al menos dos vasos de agua durante la comida, ya que esto mejorará la digestión y favorecerá la absorción de nutrientes y vitaminas.
  • Beber un vaso de agua antes de acostarse, para así eliminar las toxinas acumuladas a lo largo del día y garantizar la hidratación durante el sueño.
  • Evitar comidas copiosas los días de trabajo.
  • Beber aunque no se tenga sed.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *