Registra tu diseño industrial y que no te roben la idea

Los profesionales creativos están expuestos al riesgo de que les roben sus ideas. El robo de ideas puede ser altamente perjudicial para sus carreras profesionales, debido a que, del tiempo, de la energía y de los talentos invertidos en el desarrollo y la ejecución de esa idea, se estaría aprovechando ilegítimamente un tercero.

Cuando un profesional creativo ve en el mercado una copia flagrante de su idea, puede sentirse muy frustrado. Sin embargo, su frustración puede alcanzar cotas más altas si además no puede iniciar ninguna acción judicial para proteger su creación y/o evitar su uso no autorizado. ¿Qué es lo que nos puede llevar a esta situación? Lanzar al mercado nuestro trabajo sin la debida protección jurídica.

La importancia del registro de la propiedad industrial

Antes de lanzar una creación al mercado, es muy importante registrar su propiedad industrial en la categoría más adecuada para ella: patente, marca, diseño industrial, nombre comercial o modelo de utilidad. De esta manera, no solo se reconocerá su legítima propiedad, sino que también tendremos el derecho a los beneficios económicos de su comercialización y, lo que es muy importante, la prohibición de utilización a terceros no autorizados.

Para el diseñador industrial, tanto si es emprendedor como si trabaja para una empresa, la prohibición del uso no autorizado de terceros que se obtiene al registrar el diseño industrial ocasiona un efecto disuasorio especialmente relevante. Gracias al registro de diseños industriales se desalienta a los posibles ladrones y evitamos ser el objetivo de prácticas dañinas para nuestras carreras profesionales, como la ingeniería inversa, el espionaje industrial o la falsificación.

El registro industrial como activo intangible

Además de toda la seguridad jurídica que nos aporta este registro de nuestro diseño industrial, existe otra ventaja que, muchas veces, puede pasar desapercibida: el registro genera capital intelectual para la empresa. La titularidad de diseños industriales, patentes, marcas… incrementa el valor económico de una empresa, la diferencia de la competencia le otorga prestigio y puede ser una eficaz herramienta de marketing. Todo son ventajas.

¿Cómo se obtiene la propiedad industrial?

El registro de la propiedad industrial requiere tiempo y de dinero. Ambos factores dependerán de variables como el ámbito de protección que se desea (nacional, europea o mundial) o la tipología de propiedad industrial que se pretende obtener (patente, marca, diseño industrial o modelo de utilidad).

Antes de comenzar los trámites, el profesional creativo debe asegurarse de que su creación puede llegar a cumplir con los requisitos legales establecidos para la modalidad de propiedad industrial que elija. Además, la elección de la categoría en la que se quiere iniciar el registro es de vital importancia, ya que determinará las formalidades en la solicitud, los trámites, la cuantía de las tasas, etc. Para evitar denegaciones, las dilaciones en la tramitación o los gastos de dinero innecesarios, nos conviene buscar asesoramiento especializado para la presentación de las solicitudes y vigilancia en la tramitación.

Con la decisión de registrar la propiedad industrial, el profesional creativo no solo protege su trabajo, sino también su futuro y talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *