10 consejos para llevar una vida social más sana

El valor de la vida social

Como seres sociales que somos, relacionarnos con otras personas es algo que necesitamos para mantener una salud mental óptima. Si no contamos con una red de relaciones duraderas y satisfactorias, es probable que esto pase factura, tanto a nuestra salud física como a nuestro ánimo. Se ha demostrado que sentirse apoyado y conectar ayuda a reducir el estrés y aumenta la felicidad. Sin embargo, que nuestra vida social sea sana, activa y nos haga sentirnos colmados no es tarea fácil, pero los psicólogos de Madrid pueden ayudarte.

¿Cómo mejorar nuestra vida social?

1. Vencer el miedo al rechazo. A menudo sentimos este miedo porque centramos nuestra atención en nuestros fallos; focaliza tu atención en lo bueno que puedes darle a los demás.

2. Lo importante es la calidad no la cantidad. Tener amigos a montones no significa que tu vida social sea sana; es más importante estar rodeado de personas que te proporcionen confianza y un intercambio enriquecedor que decenas de amistades vacías.

3. Usa las redes sociales. Una de las ventajas de la tecnología actual es que nos permite conectar. No tengas miedo de conectarte a Facebook o Twitter y entablar conversaciones con desconocidos que pueden derivar en amigos; son herramientas útiles que ayudan a crear contactos nuevos y a recuperar aquellas amistades que el paso del tiempo ha perdido.

4. Desarrolla tus aficiones. Los hobbies son actividades muy gratificantes, sin embargo, si las compartes con alguien lo son todavía más. Si algo te apasiona, apúntate a cursos o actividades donde puedas llevarlo a cabo en compañía de otras personas que serán amigos en potencia.

5. Da el primer paso. A veces, tenemos conocidos, pero no somos capaces de llevar esa relación más allá porque esperamos que el otro dé el paso. Asume riesgos si quieres que esa relación evolucione.

6. Aprender a ver lo bueno de cada persona. Hay que ser selectivo, pero no quisquilloso a la hora de decidir quién entra en nuestras vidas. Ciertas personas nos aportarán algunas cosas, otras nos aportarán otras; distingue lo que cada persona puede ofrecer.

7. Aprovecha los eventos que ofrece tu ciudad. Descubre los lugares que se suelen frecuentar y no tengas miedo a darte una vuelta; es necesario realizar actividades, aunque por el momento tengas que hacerlas en solitario.

8. Construye puentes y no muros. Si quieres que otros también se acerquen a ti debes deshacerte del miedo y demostrar que estás dispuesto y accesible.

9. Se tú mismo. Si logras mantener relaciones, pero estas se basan en una personalidad que has construido para agradar, tu vida social nunca será auténtica y plena.

La ayuda de los psicólogos

Como último consejo queremos recomendar la ayuda profesional de un psicólogo. En terapia aprenderás a desarrollar tus habilidades y tu red social si sientes que por ti mismo no eres capaz de dar el paso. Pueden trabajar aspectos como tu autoestima, mejorar tu manera de relacionarte y aportarte pautas que te permitan salir del ostracismo y sentirte satisfecho con los vínculos que has establecido; podrán ayudarte a llevar una vida más rica y gratificante al crear y mantener relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *