Mitos falsos sobre la iluminación LED

La iluminación LED en los últimos años se ha convertido en la primera opción en cuanto al alumbrado se refiere, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta las innumerables ventajas que ofrecen unas tiras de led en comparación a las bombillas convencionales.

Pero parece que todas las ventajas que ofrece la iluminación LED no son suficientes para evitar que salgan detractores y falsos mitos que tratan de dañar su imagen. Unos falsos mitos que a continuación te vamos a contar, para que seas capaz de reconocerlos y evitar así que puedan influirte.

Es más cara

Hay mucha gente que se empeña en decir que la iluminación LED es más cara que la iluminación convencional. Esto es totalmente falso, de hecho, está comprobado que los LED consumen hasta un 80% menos de energía que las bombillas normales, ofreciendo un enorme ahorro económico, gracias también a que son mucho más duraderas.

Poca iluminación

Otro falso mito es que los LED iluminan menos que los sistemas de iluminación corrientes. Hay que reconocer que durante los primeros tiempos sí que era cierto que la iluminación LED dejaba algo que desear, pero con el paso de los años estas deficiencias han desaparecido, y ya hay opciones que iluminan igual o incluso más que las convencionales.

Son infinitos

Hay gente que se empeña en decir que la durabilidad de los LED es infinita, y esto es otra gran mentira. Porque es cierto que los LED tienen una durabilidad muy superior a la de las bombillas normales, pero en ningún caso son infinitos. La media de durabilidad de unos LED suele ser de unos 8 años aproximadamente.

No funcionan bien en climas fríos

Otro mito completamente falso es que las bombillas LED no funcionan bien en climas fríos. De hecho, se ha comprobado que los LED pueden llegar a ser incluso más eficientes cuando funcionan con temperaturas reducidas, alargando su durabilidad y aumentando su iluminación. Esto hace que sean una opción muy recomendable para zonas exteriores, así como para almacenes frigoríficos o cualquier otro lugar en el que el frío sea protagonista.

No son regulables

Si te han dicho que los LED no son regulables, debes saber que es cierto por un lado, pero falso por otro. ¿Qué significa esto? Pues que hay luminarias que no están diseñadas para ser reguladas, pero en el mercado hay otras muchas que efectivamente sí que se pueden regular sin ningún problema.

No emiten calor

Los LED emiten un nivel de calor muy inferior al de las bombillas normales, pero eso no significa que no emitan calor. Sería imposible que una luminaria, cuyo objetivo es emitir luz, no produjese calor.

Más vatios, más luz

Tampoco creas que los LED al tener más vatios, emiten una mayor cantidad de luz. Es cierto que antiguamente el nivel de iluminación de las bombillas se medía por la cantidad de vatios, pero con los LED esto no es así, ya que requieren de una menor potencia para poder producir la misma cantidad de iluminación que una bombilla tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *