Modelos de moto de tres ruedas: ¿son más inestables?

Cada vez más a menudo podemos ver por nuestras carreteras y calles las scooters de tres ruedas. Este segmento de motocicletas está teniendo mucha aceptación en los últimos años, sobre todo para moverse en la ciudad, donde el tráfico es cada vez más complicado. En este post vamos a analizar las ventajas de las motos de tres ruedas, para que te hagas una idea del concepto de este nuevo vehículo que se erige como una seria alternativa a la tradicional duda entre elegir coche o motocicleta.

Aumento de la seguridad y la estabilidad

La primera de ellas, sin ningún género de duda, es el de la seguridad y la estabilidad. Al tener tres puntos de apoyo sobre el asfalto disminuye la posibilidad de caerse y de tener un accidente respecto de las scooters convencionales de dos ruedas. La verdad es que resulta muy difícil caerse con una moto de tres ruedas gracias a los avances que se han logrado con los sistemas de suspensión del tren delantero. Así, de este modo, circular por zonas donde tradicionalmente la moto se agarra menos (como por ejemplo las rotondas o las vías con señalización en el suelo, sobre todo con lluvia) se hace mucho más sencillo y seguro.

Las scooters de tres ruedas ofrecen mayor capacidad de inclinación a la hora de gestionar el trazado de las diferentes curvas, elevando la seguridad del conductor (en muchas ocasiones, primerizo a la hora de llevar un vehículo y de circular por las calles de una gran ciudad).

Estos vehículos pueden constituir el paso intermedio para conductores de coche que, cansados de este vehículo, quieran empezar a familiarizarse con las motos. La conducción de una moto de tres ruedas se asemeja más al tipo de conducción que hacemos con un vehículo de cuatro. Además, ayuda a este factor, el hecho de que, para la mayoría de ellos, sirva el carnet de conducir de coche para manejarlas, ya que no es necesario sacarse un carnet específico para poder circular con este tipo de vehículos. Tan solo los de mayor cilindrada (300 o 500 centímetros cúbicos) requieren sacarse el carnet A o A2 por la potencia que desarrollan.

Un acertado sistema de estabilización

Estas motos están consideradas como triciclo ligero gracias, entre otros factores, a que tienen un freno de mano o de estacionamiento que permite dejar el vehículo bien parado cuando lo aparcamos, y un sistema de estabilización que hace que el conductor no tenga que echar el pie al suelo (como lo hacen los motoristas) cuando se para, por ejemplo, ante un semáforo.

Además, hay otros aspectos «burocráticos» que hacen que las motos de tres ruedas sean muy apetecibles para circular por ciudad, porque la mayoría de los ayuntamientos españoles eximen a estos vehículos de pagar en las zonas de estacionamiento regulado.

Además, casi todos los fabricantes más importantes de motocicletas están sacando al mercado diferentes modelos de scooters, lo que aumenta las posibilidades de elección a la hora de la compra de alguno de estos vehículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *