Tipos de cabeceros de cama, cómo escoger el apropiado para tu dormitorio

Uno de los elementos que puede cambiar totalmente el aspecto de tu dormitorio es el cabecero de la cama. Da igual qué estilo prefieras, pero con total seguridad, si te decides por un cabecero de cama original seguro que le subirás el tono a tu habitación.

tipos de cabeceros

¿Forja, madera o tapizado? ¿Cuál debo elegir?

Los más tradicionales se siguen decantando por los cabeceros de forja. Son preciosos y con los diseños actuales ya no parecerá que es la cama donde pasó la noche de bodas tu bisabuela. Aunque si tienes la suerte de heredar uno antiguo, no lo dudes. Tienes una joya en casa y debes usarlo.

Si te apetece algo más cálido, tienes la opción de un cabecero de cama de madera. En este caso es recomendable para dormitorios muy amplios, porque se necesitan metros para que no parezca que la habitación está demasiado llena. Es importante que tengas en cuenta qué tipo de mesillas de noche lo van a acompañar, puesto que el cabecero de madera que elijas deberá ir en consonancia con las mesillas. Suele ser la combinación menos arriesgada porque digamos, con la madera siempre se acierta. Es un valor seguro.

Pero si de verdad quieres innovar, busca un cabecero tapizado. Como los que propone la tienda online de cabeceros de cama ambiente10.com. Son fantásticos.

Los modelos más actuales de cabeceros tapizados nos ofrecen cientos de ideas fantásticas. Desde algo moderno, con motivos geométricos o imitando alguna textura de pelo animal, como por ejemplo cocodrilo, piel de potro o cuero. Pero lo mejor es que los materiales empleados son totalmente lavables. Este tema de la limpieza seguro que te preocupa y siempre que pensabas en tapizar el cabecero se te venía a la mente cómo quedaría después de un par de noches con los niños saltando en tu cama y poniendo allí las manos después de una guerra de almohadas. Pues no te preocupes. Los cabeceros actuales están fabricados con materiales lavables que permiten que les pases un paño, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante. Así lo tendrás absolutamente como nuevo.

Si además lo que buscas es darle un toque diferente al dormitorio infantil, puedes encargar un cabecero personalizado con el nombre de tu princesa o con los motivos que más le divierten a tu campeón. Verás que simplemente con eso renovarás por completo su habitación.

Ahora que ya sabes las opciones que tienes, solo te queda decidir con cuál te quedas. Las claves, recuerda, son las siguientes:

– forja: para dormitorios más clásicos pero siempre con resultado elegante. Si además es antiguo,  mejor.

– madera: para habitaciones espaciosas. Podrás escogerlo en tonos más oscuros o decapados en blanco, pero debes coordinarlo bien con las mesillas de noche. Para no equivocarte, mejor si van en consonancia.

– tapizados: la opción más actual. Con poca inversión conseguirás un cambio radical del dormitorio, tanto del principal como del infantil. Aunque parezca lo contrario, son de fácil mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *